Es en la Edad Media donde se encuentran las raíces más profundas de Europa, y en sus mitos y leyendas, reposan la mayor parte de nuestros sueños. Este inmenso caudal de fantasía sirve de base a innumerables historias que satisfacen nuestra necesidad de evasión, a la vez que enriquecen nuestra imaginación y profundizan en nuestra tradición cultural.

“El Corazón del Roble” cuenta una historia cuyas raíces se desarrollan en todos los pueblos de Europa. Un universo mágico poblado de dragones, hadas y elfos, que con los siglos han ido formando nuestro patrimonio mitológico. Un mundo mágico lleno de belleza y fantasía, cercano y querido por los niños, el público al que va dirigido.

Pero “El Corazón del Roble” no es sólo una historia de “dragones y princesas”. Es a la vez un reflejo de nuestro propio universo; una historia con situaciones cotidianas, escenas familiares, alusiones constantes a nuestra realidad condimentadas con una buena dosis de humor y aventuras.